El fin del periodo de la Revolución Francesa y Americana, representada por el desprecio y desconsideración a la sociedad civil que además de condenarla a pagar el mantenimiento del Estado, se la ningunea, desprecia, se le saquea y por último se le deja abandonada en la cuneta de la historia sufriendo lo indecible con millones y millones de parados.

La sociedad civil comienza a despertar del largo sueño de inconsciencia y comprende su error: hemos dejado a los enemigos de la sociedad civil y del Estado dirigir sus políticas contra el mismo Estado y contra la sociedad civil hasta condenarla, ningunearla y abandonarla después de saquearla sin piedad.

El despertar de la sociedad civil que nunca quisieron los enemigos del Estado y de la sociedad civil porque sienten verdadero pavor de que algún día despierte el gigante que yace dormido en el seno de la sociedad civil: el PODER CIVIL. Porque entonces desde ese mismo momento, pacíficamente, habrá nacido un Estado nuevo y Ampliado donde participen los que siempre estuvieron excluidos, abandonados como desagradables compañeros de viaje, como  parias.

Ha nacido el nuevo actor de la historia, el ESPERADO protagonista a través de los siglos que traiga justicia y prosperidad  a los que siempre estuvieron abandonados, ninguneados, despreciados, saqueados y abandonados en la cuneta de la historia.

 La sociedad civil guiada por el PODER CIVIL anuncia a las autoridades, partidos políticos, y a los ciudadanos que no está de acuerdo con el papel que le han dado a la sociedad civil y en consecuencia se revela y se organiza como un nuevo poder que luchará con su Filosofía y Principios del PODER CIVIL para crear el Pilar Civil de un Estado Ampliado que proteja a toda la sociedad y elimine el sufrimiento de tantos ciudadanos y cree prosperidad en toda la sociedad para beneficio de todos los ciudadanos.